12 imágenes de Isla de Pascua que no podemos dejar de mirar


ISLA DE PASCUA ES UNA de las islas más remotas del mundo y cubre casi la misma área que Washington, DC Si bien puede viajar allí en bote, es muy poco práctico y la costa agitada y los mares brutales no permiten un muelle adecuado en la isla. Los vuelos diarios llegan desde Santiago y los vuelos desde Tahití llegan algunos días a la semana, todos operados por LAN Airlines. Esto solo es posible porque la pista se amplió en 1986 para que pudiera usarse como un lugar de aterrizaje de emergencia para el transbordador espacial. La isla no parece haber cambiado mucho a lo largo de los años y el misterio de los Moai aún reina. Así es como es en este remoto destino de viaje.

1

Hay casi 900 moai en la isla. Algunos están completamente completos y se han colocado en su lugar, mientras que otros se dejaron parcialmente tallados en la cantera. Cientos más están esparcidos por toda la isla en ruta hacia su destino final en un ahu o plataforma de piedra.

2

Estos moai, llamados Tahai, están cerca del único pueblo de la isla, Hanga Roa. La puesta de sol es magnífica, pero la compartirás con cientos de otros visitantes de la isla.

3

Anakena es la única playa real de la isla. El agua está fría, pero vale la pena darse un chapuzón. Alquile un automóvil o scooter para ir a la playa y relajarse.

4

LAN es la única aerolínea que opera vuelos dentro y fuera de Isla de Pascua. Los vuelos provienen de Santiago y Tahití. Además de visitantes, estos aviones traen todos los suministros para la isla desde Chile continental.

5

Sin fuentes importantes de contaminación lumínica en miles de kilómetros, la isla es un lugar privilegiado para observar las estrellas. Incluso en Tahai, cerca de Hanga Roa, la vía láctea es fácilmente visible.

6

El océano que rodea la isla es bastante accidentado y los surfistas locales y los practicantes de remo lo aprovechan. Cada noche se pueden ver desde las costas cercanas a Hanga Roa.

7

Algunos de los trabajos posteriores en piedra en la Isla de Pascua tienen evidentes influencias de los incas de América del Sur. Si bien los habitantes originales vinieron de la Polinesia, se cree que las influencias de América del Sur llegaron siglos después.

8

El volcán de Rano Kau domina la esquina suroeste de la isla. El cráter interior inaccesible está cubierto de islas de hierba que crean patrones mágicos en el agua. El borde del cráter es el sitio de las ruinas de Orongo y el antiguo Culto Birdman.

9

Rano Raraku es la cantera donde se originan todos los moai de la isla. Muchos todavía están parcialmente tallados en la roca o alrededor de la cantera en preparación para su transporte a otras partes de la isla.

10

La mayoría de los perros locales son amigables y juguetones. Éste nos trajo un trozo de roca volcánica para jugar. Otro se acurrucó con nosotros y nos mantuvo calientes mientras intentaba tomar una siesta mientras hacía un lapso de tiempo un Tahai.

11

Además de la playa protegida de Anakena, la mayor parte de la costa es accidentada y rocosa. Las olas son tremendas y vale la pena tomarse el tiempo para apoyarse en una roca de lava suave para disfrutar.

12

Tongariki es el sitio más popular para ver el amanecer. Los tours llegan justo antes de que el sol asome en el horizonte y se van inmediatamente después. Si alquila un automóvil o una scooter, deje Hanga Roa en la oscuridad y observe cómo el sol ilumina el cielo detrás del Moai.

¿Qué les pareció esta historia?


Estatuas derribadas

Cuando el primer barco europeo llegó a la Isla de Pascua en 1722, todas las estatuas sobre las que se informó aún estaban en pie. Los visitantes posteriores informan sobre más estatuas que han caído con el paso de los años, y a fines del siglo XIX, no hay una sola estatua en pie. La teoría más común de esto es que las estatuas fueron derrocadas en una guerra tribal para humillar al enemigo. Un argumento para esto es el hecho de que la mayoría de las estatuas han caído hacia adelante con la cara hacia la tierra.

También hay una leyenda sobre una mujer llamada Nuahine Pīkea 'Uri quien poseia fuerte mana poderes e hizo que las estatuas cayeran enojadas cuando sus cuatro hijos en una ocasión no le dejaron nada para comer. Algunos ancianos de la Isla de Pascua todavía creen que esta es la verdadera historia.


El misterio de la isla de Pascua

Hace cientos de años, un pequeño grupo de polinesios remaba con sus canoas de madera a través de vastas extensiones de mar abierto, navegando por las estrellas de la tarde y el oleaje del océano durante el día. Cuándo y por qué estas personas abandonaron su tierra natal sigue siendo un misterio. Pero lo que está claro es que hicieron de una isla pequeña y deshabitada con colinas y una exuberante alfombra de palmeras su nuevo hogar, y finalmente nombraron sus 63 millas cuadradas de paraíso Rapa Nui, ahora popularmente conocida como Isla de Pascua.

En este puesto de avanzada a casi 2,300 millas al oeste de América del Sur y a 1,100 millas de la isla más cercana, los recién llegados cincelaron piedra volcánica, tallando moai, estatuas monolíticas construidas para honrar a sus antepasados. Trasladaron los gigantescos bloques de piedra, con un promedio de 13 pies de alto y 14 toneladas, a diferentes estructuras ceremoniales alrededor de la isla, una hazaña que requirió varios días y muchos hombres.

Finalmente, las palmeras gigantes de las que dependían los rapanui disminuyeron. Se habían talado muchos árboles para dar cabida a la agricultura, otros se habían quemado para el fuego y se habían utilizado para transportar estatuas por la isla. El terreno sin árboles erosionó el suelo rico en nutrientes y, con poca madera para usar en las actividades diarias, la gente se volvió hacia la hierba. "Hay que estar bastante desesperado para empezar a quemar hierba", dice John Flenley, coautor con Paul Bahn Los Enigmas de Isla de Pascua. Cuando los exploradores holandeses, los primeros europeos en llegar a la remota isla, llegaron el día de Pascua de 1722, la tierra estaba casi yerma.

Aunque estos eventos son generalmente aceptados por los científicos, todavía se está debatiendo la fecha de la llegada de los polinesios a la isla y por qué su civilización finalmente colapsó. Muchos expertos sostienen que los colonos desembarcaron alrededor del año 800 d.C. Creen que la cultura prosperó durante cientos de años, dividiéndose en asentamientos y viviendo de la tierra fructífera. Según esta teoría, la población aumentó a varios miles, liberando parte de la fuerza laboral para trabajar en los moai. Pero cuando los árboles desaparecieron y la gente empezó a morir de hambre, estalló la guerra entre las tribus.

En su libro Colapso, Jared Diamond se refiere a la degradación ambiental de Rapanui como "ecocidio" y señala la desaparición de la civilización como un modelo de lo que puede suceder si los apetitos humanos no se controlan.

Pero los nuevos hallazgos del arqueólogo Terry Hunt de la Universidad de Hawai'i pueden indicar una versión diferente de los eventos. En 2000, Hunt, el arqueólogo Carl Lipo de la Universidad Estatal de California en Long Beach y sus estudiantes comenzaron las excavaciones en Anakena, una playa de arena blanca en la costa norte de la isla. Los investigadores creían que Anakena habría sido un área atractiva para que los rapanui aterrizaran y, por lo tanto, podría ser uno de los primeros asentamientos. En las capas superiores de su pozo de excavación, los investigadores encontraron evidencia clara de la presencia humana: carbón, herramientas e incluso huesos, algunos de los cuales provenían de ratas. Debajo encontraron un suelo que parecía ausente del contacto humano. Este punto de la primera interacción humana, pensaron, les diría cuándo había llegado el primer rapanui a la isla.

Hunt envió las muestras de la excavación a un laboratorio para la datación por radiocarbono, esperando recibir una fecha alrededor del 800 d.C., de acuerdo con lo que habían encontrado otros arqueólogos. En cambio, las muestras datan de 1200 d.C. Esto significaría que los rapanui llegaron cuatro siglos más tarde de lo esperado. La deforestación habría ocurrido mucho más rápido de lo que se suponía originalmente, y el impacto humano en el medio ambiente fue rápido e inmediato.

Hunt sospechaba que los humanos por sí solos no podían destruir los bosques tan rápido. En las capas de arena, encontró un culpable potencial: una plétora de huesos de rata. Los científicos saben desde hace mucho tiempo que cuando los humanos colonizaron la isla, también lo hizo la rata polinesia, que había viajado como polizones o como fuente de alimento. Independientemente de cómo llegaron a la Isla de Pascua, los roedores encontraron un suministro ilimitado de alimentos en las exuberantes palmeras, cree Hunt, quien basa esta afirmación en una abundancia de semillas de palma roídas por las ratas.

En estas condiciones, dice, "las ratas alcanzarían una población de unos pocos millones en un par de años". A partir de ahí, el tiempo pasaría factura. "Las ratas tendrían un impacto inicial, comiéndose todas las semillas. Sin una nueva regeneración, a medida que los árboles mueren, la deforestación puede avanzar lentamente", dice, y agrega que la gente que tala los árboles y los quema solo habría contribuido al proceso. Finalmente, la degeneración de los árboles, según su teoría, llevó a la caída de las ratas y, finalmente, a los humanos. La desaparición de la isla, dice Hunt, "fue una sinergia de impactos. Pero creo que es más una rata de lo que pensamos".

Los hallazgos de Hunt causaron revuelo entre los científicos de Isla de Pascua. John Flenley, analista de polen de la Universidad de Massey de Nueva Zelanda, acepta que las numerosas ratas tendrían algún impacto en la isla. "Si pudieron haber deforestado el lugar", dice, "no estoy seguro".

Flenley ha tomado muestras de núcleos de varios lechos de lagos formados en los cráteres volcánicos de la isla. En estos núcleos, ha encontrado evidencia de carbón vegetal. "Ciertamente se estaba quemando. A veces había mucho carbón", dice. "Me inclino a pensar que la gente que quema la vegetación fue más destructiva [que las ratas]".

Además de la desaparición de la civilización, los exploradores europeos trajeron consigo enfermedades occidentales como la sífilis y la viruela. "Creo que el colapso ocurrió poco antes del descubrimiento europeo de la isla", dice Flenley. "Pero podría ser que el colapso fue más un asunto general de lo que pensamos, y los europeos tuvieron el efecto de acabar con él".

Flenley, quien inicialmente examinó la Isla de Pascua en 1977, fue uno de los primeros científicos en analizar el polen de la isla, un indicador clave de la forestación. Los cráteres volcánicos de la isla, que alguna vez albergaron pequeños lagos, fueron sitios ideales para su investigación. "El sedimento no se alteró. Cada capa se colocó en la parte superior de la capa antes", dice Flenley, refiriéndose a las muestras de núcleos de los lechos de los lagos de un cráter. "Es como un libro de historia. Solo tienes que aprender a leer las páginas". Las muestras mostraron una abundancia de polen, lo que indica que la isla alguna vez estuvo cubierta de bosques. Luego, la tasa de polen se redujo drásticamente. "Cuando feché la deforestación en ese sitio, comenzó alrededor del 800 d.C. y terminó en este sitio en particular ya en el 1000 d.C.", un hallazgo en línea con otras fechas de radiocarbono en la isla. Dado que este fue uno de los primeros asentamientos, dice Flenley, tiene sentido que la deforestación haya ocurrido incluso antes que en otras partes de la isla.

Este cráter, cree Flenley, habría sido una de las únicas fuentes de agua dulce en la isla y, por lo tanto, uno de los primeros lugares en los que se habrían asentado los polinesios. "No era solo un sitio de agua dulce, también era un cráter muy protegido", dice. "Habría sido posible sembrar cultivos tropicales". Anakena, la playa donde Hunt hizo su investigación, habría sido un buen lugar para guardar sus canoas e ir a pescar, pero no un buen lugar para vivir. Hunt, dice Flenley, "definitivamente ha mostrado una edad mínima para que las personas estén allí, pero la llegada real de personas podría haber sido algo antes".

Otros científicos que trabajan en la isla también se muestran escépticos sobre la fecha de colonización posterior de Hunt en 1200 d.C. Jo Anne Van Tilburg, fundadora del Proyecto de la Estatua de la Isla de Pascua y científica de la Universidad de California, Los Ángeles, es una de las principales arqueólogas y arqueólogos de la isla. ha estudiado los moai durante casi 30 años. "No es lógico que estuvieran construyendo sitios megalíticos a los pocos años de su llegada a la isla", dice. Van Tilburg y sus colegas han examinado las 887 estatuas de la isla. "Para el año 1200 d.C., ciertamente estaban construyendo plataformas", dice refiriéndose a los muros de piedra en los que los isleños se posan sobre los moai, "y otros han descrito la intensificación de cultivos aproximadamente al mismo tiempo. Es difícil para mí estar convencida de que su serie de excavaciones puede anular toda esta información ".

A pesar de estas preguntas, Hunt sigue confiando en sus hallazgos. Muchos científicos, dice, "consiguen una cita, cuentan una historia, invierten mucho en ella y luego no quieren renunciar. Tenían un muy buen mensaje medioambiental".

Hunt, Lipo y sus estudiantes continúan realizando trabajos de excavación en la isla. Recientemente se mudaron de Anakena para trabajar en la costa noroeste. También planean fechar las primeras semillas roídas por ratas. "Seguimos obteniendo un poco más de evidencia", dice Hunt, quien ha publicado sus hallazgos en Ciencias. "Todo parece muy consistente".

Es posible que los científicos nunca encuentren una respuesta concluyente sobre cuándo los polinesios colonizaron la isla y por qué la civilización colapsó tan rápidamente. Ya sea que una especie invasora de roedores o los humanos devastaran el medio ambiente, la Isla de Pascua sigue siendo una advertencia para el mundo.


Facebook

Improbable: c’est le mot qui qualifie notre rencontre!

Alexia (alias GusGus) vient de Pau, Clara (aussi appelée Bouchon) de Mâcon et Charlotte (dite la Pint ’) vient de Nantes et pourtant nous nous sommes rencontrées au Chili, dans la petite ville de Pucón. Comentar ça se fait? Un stage improbable dans une agence de tourisme et de sports extrêmes. Nous avons passé près de 6 mois comme collègues mais aussi colocataires.

On a bien rigolé, bien mangé, bien bu, bien voyagé, enfin on a fait plein de choses trop cool !! Et puis un jour, autour d’un pisco (alcool local) bien chargé, nous nous sommes fait une promesse: un petit roadtrip avec comme destination final: Amsterdam.

Mais voilà, avant de s'organiser pour Amsterdam, l'une de nous, rentrée en France avant les deux autres, tombe sur le trailer du Red Bull Can You Make It 2016, c'est une évidence: nous devions y participantes toutes les trois, ensemble, comme au bon vieux temps du Chili !!

Alors voilà, pour nous aider à mener à bien notre projet nous avons besoin de vous !! En aimant notre page et notre vidéo sur le lien de notre page vous allez nous aider à nous qualifier pour ce super challenge !!

Ps: le Red Bull Can You Make It c’est quoi? Et bien c'est un concept trop cool: 7 jours, par équipe de 3 à faire le tour de l'Europe, sans téléphone, sans argent et avec seulement des cannettes de Red Bull comme monnaie d'échange, et ça c'est de la balle !!

Increíble: ¡esta es la palabra que describe nuestro encuentro!

Alexia (también llamada GusGus) viene de Pau, Clara (conocida como Bouchon) es de Macon y Charlotte (alias la Pint ’) viene de Nantes y sin embargo nos conocimos en Chile, en la pequeña ciudad llamada Pucón.
¿Cómo es eso posible? Una pasantía increíble en una agencia de turismo y deportes extremos. Pasamos 6 meses allí como compañeros pero también como compañeros de piso.

Tenemos que admitir que nos reímos mucho, comimos mucho, bebimos mucho, viajamos mucho, de hecho hicimos muchas cosas increíbles. Y luego, un día, mientras bebíamos un Pisco (el alcohol local), nos hicimos una promesa: un viaje por carretera junto con el destino final: Ámsterdam.

Antes de organizar nuestro viaje por Europa, uno de nosotros vio un tráiler impresionante: el Red Bull Can You Make It 2016. Desde ese momento era obvio, teníamos que participar, los tres juntos, como en los viejos tiempos de Chile !!

¡Así que aquí estamos, para ayudarnos a calificar para este increíble desafío, necesitamos su ayuda! Al seguir nuestra página y votar por nuestro video (en el enlace de la página), nos brindará una oportunidad increíble.


Calentamiento del planeta, herencia desaparecida

Cómo el cambio climático está borrando la identidad cultural en todo el mundo.

Isla de Pascua

Cedros del Líbano

Islas Orcadas de Escocia

Yellowstone

Islas Galápagos

La vasta cantera de la isla en Rano Raraku estaba desierta, con docenas de moai sin terminar y abandonados. En la década de 1870, la población era de poco más de cien, frente a miles en su apogeo.

Los arqueólogos debaten acaloradamente si fue el agotamiento de los recursos, las enfermedades, la guerra civil o quizás las ratas que vinieron con los isleños y los bosques devastados, lo que en última instancia fue el culpable. Y las pistas pueden estar dentro de las plataformas funerarias, que contienen algunos de los pocos restos que pueden fecharse para establecer una línea de tiempo.

Esos restos "podrían agregar más datos para mostrar que no es una respuesta simple o directa a lo que sucedió", dijo Jane Downes, profesora de arqueología en la Universidad de las Tierras Altas e Islas en Escocia, que ha pasado muchos veranos en Isla de Pascua trabajando para documentar el daño.

El circuito de carreteras que recorre gran parte de la isla triangular muestra un paisaje que está cambiando.

El daño ha sido rápido en la playa de Ovahe, cerca de donde Huke encontró huesos al sol. Durante generaciones, aquí había una playa de arena que era popular entre turistas y lugareños. Cerca de allí, varios sitios de enterramiento sin marcar estaban cubiertos de piedras.

Ahora las olas se han llevado casi toda la arena, dejando piedra volcánica irregular. Los lugares de enterramiento han sido dañados y no está claro cuánto tiempo sobrevivirán a las olas.

“Una vez nadé en Ovahe y la arena parecía extenderse por millas”, dijo Pedro Pablo Edmunds, el alcalde de Hanga Roa, en su oficina mientras hojeaba un libro de mesa de café con imágenes de la playa. "Ahora, todo es piedra".

Hace dos años, los funcionarios enterraron una cápsula del tiempo, que los isleños abrirían en 2066, cerca del ayuntamiento. Entre los elementos en el interior había fotografías de la playa de Ovahe antes de que perdiera toda su arena.

“Lo desenterrarán en 50 años y nos verán parados allí, donde no hay playa”, dijo Edmunds.

En un sitio llamado Ura Uranga Te Mahina en la costa sur de la isla, los funcionarios del parque se alarmaron el año pasado cuando los bloques de un muro de piedra encaramado a unos 10 pies sobre una costa rocosa colapsaron después de ser golpeados por las olas.

"Ahora, todo esto caerá después", dijo Rafael Rapu Rapu, arqueólogo jefe de Ma'u Henua, señalando un mapa que muestra las plataformas detrás del muro derrumbado.

El Sr. Rapu ha utilizado un sitio cercano, llamado Runga Va'e, para experimentar con medidas para mitigar el daño. Utilizando parte de una subvención de 400.000 dólares del gobierno japonés, los funcionarios construyeron un malecón para protegerse contra las olas. Pero no está claro si el muro será suficiente para detener la erosión o si los líderes de la isla tendrán que considerar mover plataformas y estatuas lejos de la costa para salvarlos.

¿Interesado en mantenerse al día con el cambio climático?

Regístrese para recibir nuestro periodismo en profundidad sobre el cambio climático en todo el mundo.

Otras áreas vulnerables presentan un desafío aún más difícil para los conservacionistas. Uno de ellos es el cráter volcánico de Orongo, el centro de la actividad de la civilización alrededor de 1600, los últimos años antes del contacto europeo. Los residentes de la isla se reunieron para una competencia anual de natación en la que los jóvenes corrían a través de aguas abiertas a una isla cercana, Motu Nui, para buscar huevos de aves. El ganador determinaba qué clan gobernaría la isla durante el año siguiente.

Las historias de esas razas se cuentan en una media docena de grandes petroglifos tallados en piedra encaramados sobre el borde de la caldera, vulnerables a las tormentas y la gravedad.

Los funcionarios del parque dicen que están explorando la posibilidad de anclar las tallas en piedra más estable, o incluso trasladarlas a un museo.

"¿Podemos llevarlos a otro lugar?" dijo el Sr. Rapu, el arqueólogo. "Sí, pero pierdes su contexto, pierdes su historia al hacer eso".

Rapu, quien creció en la isla, dijo que lamentaba los cambios ambientales que habían caído sobre el área. Ya son pocas las aves que anidan en Motu Nui, dijo, como consecuencia de lo que sospecha son los patrones climáticos cambiantes. Miró por encima del agua y recordó las historias de su padre sobre las grandes migraciones que solían llegar a la isla con regularidad, al igual que lo hacían durante los días de las competencias.

“Me decía que se veían nubes oscuras y se oían los pájaros por todas partes”, dijo mientras regresaba del cráter.

Sebastián Paoa, jefe de planificación de Ma'u Henua, dijo estar seguro de que, en última instancia, los habitantes de la isla encontrarán su camino a través del desafío del aumento del nivel del mar tal como habían sobrevivido al colapso en la antigüedad.

"Sabían que su entorno se estaba desmoronando, pero eso no les impidió persistir aquí", dijo. "Es lo mismo con el cambio climático hoy".


Alivio

La isla pequeña y montañosa no es parte de una masa de tierra hundida, sino una típica isla alta oceánica formada por volcanes que se elevan desde el fondo marino. La evidencia geológica y oceanográfica muestra que no se ha producido ningún surgimiento o hundimiento perceptible de la costa de la isla desde la última caída del nivel del mar, que ocurrió hace menos de 10.000 años. Sin embargo, a principios del siglo XXI, la Isla de Pascua experimentó una creciente erosión costera debido al aumento del nivel del mar, que también amenazó varios sitios arqueológicos. Tres volcanes extintos compuestos principalmente de toba (una roca porosa formada por fragmentos volcánicos compactados) y unidos por sus propios flujos de lava dan a la isla su característica forma triangular. Los cráteres y conos de toba parásita (es decir, cráteres y conos formados en los lados o cerca de los volcanes después de que el respiradero original se ha tapado) se intercalan en el paisaje, que de otro modo está dominado por campos de lava erosionados en los que comúnmente se encuentra obsidiana. .

La mayoría de estos campos están densamente llenos de grandes y pequeños bultos de lava celular y tobácea que es de color negro u oxidado. El suelo superficial sin piedras es escaso, es adecuado para el cultivo extensivo principalmente en el área de Hanga Roa y Mataveri en el suroeste, en Vaihu y en la llanura al suroeste del volcán Rano Raraku, y en la península de Poike despejada prehistóricamente en la esquina oriental del isla. La lluvia se acumula en los lagos de cráter parcialmente cubiertos de pantanos de los volcanes Rano Kao, Rano Raraku y Rano Aroi. Un arroyo intermitente, alimentado por el lago del cráter Rano Aroi, fluye por las laderas del monte Terevaka antes de desaparecer en el suelo poroso. El agua del cráter extremadamente profundo de Rano Kao, que tiene unos 900 metros (3000 pies) de ancho, se canaliza a Hanga Roa. La costa está formada por acantilados suaves, erosionados y cenicientos, con una caída vertical de aproximadamente 500 a 1,000 pies (150 a 300 metros), los acantilados son interceptados por largos tramos de formaciones de lava bajas, duras y escarpadas.

No hay puerto natural, pero el fondeadero se encuentra frente a Hanga Roa en la costa oeste, frente a Vinapu y Hotu-Iti en la costa sur, y frente a Anakena y en la Bahía la Perouse en la costa norte. Entre los pocos islotes pequeños en alta mar se destacan Motu-Nui, Motu-Iti y Motu-Kaokao (que figuraban en un culto de aves local) cerca del cabo suroeste. La única playa de arena verdadera está en Anakena, la mayoría de las otras playas son de grava. Abundan las cuevas, muchas de las cuales constan de habitaciones subterráneas unidas por estrechos túneles que se extienden hasta los lechos de lava.


Ver el vídeo: Los científicos por fin descubrieron la verdad sobre la Isla de Pascua


Artículo Anterior

11 cosas que aprendí la primera vez que tomé ayahuasca

Artículo Siguiente

Fiesta de los alces de la montaña ahumada